jueves, 8 de agosto de 2019

Calderas de condensación: diferencias y beneficios

Como seguramente sabrá, tanto por un tema de normativa como de eficiencia, todas las calderas a gas que se instalan en la actualidad tienen tecnología de condensación. Por eso es el momento de pensar en cambiar a calderas de condensación cuanto antes.

Este tipo de calderas son las más eficientes del mercado ya que aprovechan la energía del calor latente de los gases quemados procedentes de la combustión consiguiendo rendimientos superiores al 100% respecto al P.C.I (mientras que las calderas convencionales apenas superan el 90%) y permiten un ahorro en la factura de gas de hasta el 30%.

Sin embargo, existen notables diferencias entre las distintas calderas de condensación disponibles en el mercado que es mejor que conozca para tomar la mejor decisión.

calderas condensación Zaragoza AMT Cambio Caldera

Tipos de calderas de condensación

Según la colocación, existen dos tipos de calderas:

  • Calderas murales: son aquellas que van sujetas a la pared, colgadas. Este tipo de calderas son las más usadas por su facilidad de ubicación dentro de la vivienda. Generalmente se colocan en la cocina o en el balcón/tendedero.
  • Calderas de pie: se colocan de pie, apoyadas en el suelo. Ocupan más espacio que las calderas murales y suelen tener mayor potencia calorífica, por lo que están indicadas para demandas muy grandes de calefacción o calefacción y Agua Caliente Sanitaria (fundamentalmente viviendas unifamiliares).


Las calderas murales pueden dividirse a su vez en:

  • Calderas mixtas: son aquellas que pueden proporcionarnos tanto calefacción como Agua Caliente Sanitaria. Por un lado, calientan el agua para ducharnos, fregar los platos, etc. Y por otro lado, calientan el agua para el circuito de radiadores, u otros sistemas usados para la calefacción.
  • Calderas solo calefacción: estas calderas están preparadas para trabajar únicamente para calefacción, y por eso son menos habituales que las calderas mixtas, si bien es cierto que también suelen venir preparadas para poder trabajar con un interacumulador externo (esto se utiliza cuando se necesita mucha Agua Caliente Sanitaria).

En cuanto a las emisiones de NOx (óxidos de nitrógeno) a la atmósfera, también nos encontramos diferencias importantes que afectan al grado de protección del medio ambiente:

  • Calderas Clase 5 NOx: hasta hace poco la normativa únicamente permitía instalar calderas Clase 5 NOx en casos de sustitución de calderas en instalaciones ya existentes con salidas a la fachada de los edificios, precisamente a causa de su baja emisión de óxidos de nitrógeno (inferior a 70 mg/kWh). Sin embargo, la aparición de las calderas Clase 6 NOx de última generación, ha logrado reducir este nivel de emisiones.
  • Calderas Clase 6 NOx: sus beneficios medioambientales son mayores que los que ofrecen las calderas Clase 5 NOx. La nueva normativa europea ErP, aún más exigente que la anterior en materia de emisiones contaminantes, establece unos nuevos niveles de emisiones inferiores a 56 mg/kWh, un requisito que únicamente cumplen las calderas Clase 6 NOx por lo que muy pronto se irán extendiendo tanto en obra nueva como en reposición.

El nivel de confort que proporciona una caldera puede variar mucho en función de si dispone o no de sistema de Microacumulación. Las calderas con sistema de Microacumulación permiten disfrutar de agua caliente prácticamente al instante gracias a un sistema que permite producir agua caliente sanitaria mucho más rápido. Con este sistema, además de obtener agua caliente nada más abrir el grifo, evitamos los cambios bruscos de temperatura al arrancar la caldera y nos aseguramos de que si una persona abre el grifo del agua caliente mientras nos estamos duchando, no sufriremos una bajada importante de la temperatura.

Potencia para calderas de condensación

Otro de los puntos clave para acertar en la elección de una caldera es saber calcular la potencia real que vamos a necesitar en nuestra vivienda.

Para ello hay que tener en cuenta varios factores, como en qué zona climática se encuentra la vivienda, cuántos metros cuadrados tiene, cuál es su nivel de aislamiento, cuántas personas viven en ella, cuántos baños hay y, muy importante, cuáles son los hábitos de uso del agua caliente.